Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal

Si estás buscando información sobre Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal en este artículo encontras todas las respuestas a tus dudas sobre Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal esperamos que te guste

Comenzando con Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal

 
¬†Ante el persistente drenaje de reservas las autoridades anunciaron una nueva pol√≠tica cambiaria. As√≠ como ello, se dispuso la instrumentaci√≥n del programa Prosperar con la meta de mitigar la marginalidad que padecen millones de j√≥venes. Se prosigue sin tomar conciencia de que la escapada del d√≥lar refleja el exceso de gasto p√ļblico muy mal administrado y que, en consecuencia, no va a haber soluci√≥n sin una profunda transformaci√≥n del campo p√ļblico. Mas m√°s grave todav√≠a es inducir a miles y miles de j√≥venes, en el comienzo de su vida productiva, a la dependencia del asistencialismo.
 
Las autoridades anunciaron una nueva pol√≠tica cambiaria. Al√©n de la fuerte depreciaci√≥n del peso, lo m√°s esencial es que no se hizo ninguna referencia a medidas tendientes a contener la expansi√≥n del gasto p√ļblico y a progresar la calidad de su administraci√≥n. Muy por contra, as√≠ como las disposiciones que disponen un relajamiento parcial del ‚Äúcepo‚ÄĚ cambiario, se anunci√≥ un nuevo incremento de gasto p√ļblico a trav√©s del Prosperar.
 
 
El prop√≥sito declarado de esta iniciativa es agredir el inconveniente de los ‚Äúni‚Äďni‚ÄĚ, o sea, j√≥venes que no trabajan ni estudian. El Prosperar aspira a fomentar el estudio de los j√≥venes entre 18 y 24 a√Īos de edad que no trabajen, o bien que lo hagan con retribuciones inferiores al sueldo m√≠nimo legal ($3.600), por medio de un estipendio promedio mensual de $600. Para esto van a deber probar que cursan estudios en una corporaci√≥n reconocida por el Ministerio de Educaci√≥n o bien por el Ministerio de Trabajo. Se centrar√° en los hogares pobres al establecerse que los ingresos de los progenitores tampoco superen los $3.600 mensuales.
 
Conforme las encuestas de hogares del INDEC, en el pa√≠s hay aproximadamente cuatro con cinco millones de j√≥venes urbanos que tienen entre 18 y 24 a√Īos de edad. Sus primordiales peculiaridades son las siguientes:

  • El 15% tiene empleo asalariado registrado con un sueldo salvaje estimado en $6.200.
  • El 30% tiene un trabajo precario (asalariado ‚Äúen negro‚ÄĚ, cuentapropista, servicio familiar o bien familiar sin sueldo) con retribuciones en el orden de los $1.850.
  • El 55% no trabaja de los que un 23% tampoco estudia y un 32% prosigue estudiando.

Estos datos oficiales muestran que m√°s o menos la mitad de los j√≥venes se halla en situaci√≥n de vulnerabilidad, as√≠ sea pues tienen un empleo de baja calidad o bien pues declaran no trabajar ni estudiar. En contraposici√≥n, menos de 1 de cada seis j√≥venes tiene un empleo asalariado formal. Bajo estas condiciones, tan o bien m√°s esencial y urgente que inducir el retorno a los estudios es fomentar la generaci√≥n de ocasiones de empleo de calidad para los j√≥venes de entre 18 y 24 a√Īos.
 
Una de las debilidades del Prosperar es no contemplar esta necesidad. Este rasgo negativo se potencia por el hecho de que el control de la asistencia escolar se va a hacer de exactamente la misma manera que la Asignaci√≥n Universal por Hijo (AUH). O sea, aplicando el mecanismo r√ļstico y obsoleto de demandar la peri√≥dica presentaci√≥n frente a las oficinas de la ANSES de un certificado escolar firmado por la autoridad de la escuela o bien oficina de formaci√≥n. Este instrumento es muy burocr√°tico y permeable al fraude al punto tal que forma el primordial factor que explica que la AUH opere, en la pr√°ctica, como una pura trasferencia asistencialista. Aplicado a j√≥venes que se hallan en el comienzo de su vida productiva resulta un riesgo social. El Prosperar, m√°s que alentar el avance en los estudios, a√Īadir√° incentivos a no buscar un empleo formal transform√°ndose en un factor de promoci√≥n de la dependencia de forma perpetua del asistencialismo estatal. ¬†
 
El inconveniente de los ‚Äúni‚Äďni‚ÄĚ es grave y merece ser atendido con emergencia. Que no haya m√°s espacio para acrecentar el gasto p√ļblico no justifica retardar las acciones para resolverlo. Al contrario, aumenta la pertinencia de reducir el dispendio de fondos p√ļblicos y ser m√°s creativo y pertinente en el dise√Īo de las estrategias. En vez de la arriesgada masificaci√≥n del asistencialismo, el ah√≠nco del Estado deber√≠a centrarse en reducir las trabas burocr√°ticas y los costos impositivos que desaniman la contrataci√≥n de j√≥venes. De este modo, se puede conseguir un mercado de trabajo juvenil m√°s activo que de forma autom√°tica fortalecer√° la eficiencia de las acciones educativas y de capacitaci√≥n para el trabajo.
 Inducir a los jóvenes, en el instante de su ingreso a la vida productiva, a depender del asistencialismo es un fallo estratégico cuyas implicancias negativas son bastante difíciles de dimensionar. Que oficialismo y oposición acuerden en esta alternativa, sea por oportunismo y/o falta de ideas, es considerablemente más alarmante que las improvisaciones que vienen cometiendo las autoridades en sus intentos por supervisar la escapada del dólar. 
 

Aguardamos que toda la info sobre¬†Menos de 1 de cada seis j√≥venes tiene un empleo formal tehaya sido √ļtil cualquier duda sobre¬†Menos de 1 de cada seis j√≥venes tiene un empleo formal dejanos un comentario y te responderemos a la brevedad tus dudas sobre¬†Menos de 1 de cada seis j√≥venes tiene un empleo formal as√≠ no te queda inquietudes

Si te quedo algun tipo de duda sobre Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal por favor dejanos un comentario sobre cuales son tus dudas del tema Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal y te responderemos a la brevedad para que no te quede ninguna duda sobre el tema Menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo formal que tratamos en este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *